jueves, 27 de octubre de 2016

Relato - Lo que debe hacerse

—Está hecho, Don. Ya no tendrá que preocuparse más por el señor Piero.
—Bien hecho, mis soldati.
Las palabras del padrino complacieron ampliamente a los sicarios, tener el favor del Don sin duda era la mayor dicha para ellos; además tenerlo contento les evitaría problemas con la famiglia.
En verdad tenían suerte de tener un Don tan comprensivo, nada que ver con el anterior, Marzio de los Cavalcanti,  irascible hasta su trágico final. No se arrepentían de su decisión, en el fondo la culpa fue suya por no tratarlos con respeto e incumplir el código. En cambio su Don actual, el orgulloso y respetado hombre sentado en su sillón, era más que digno de ser el cabeza de su nova famiglia. Todo en el reflejaba un porte majestuoso: su cuidado bigote gris al estilo italiano, su traje bien planchado, el nudo de la corbata, el sombrero negro. Puede que ya estuviera mayor, pero ninguno de sus hombres se atrevería a apuntar contra él.
—Ya podéis retiraros.
No dijeron nada, se limitaron a hacer una reverencia en señal de respeto y salieron por la puerta como habían entrado, en silencio. La estancia estaba tranquila, el gramófono emitía una vieja canción, un ritmo tranquilo que le sosegaba y llenaba de calma su espíritu.
Se había percatado de la presencia del intruso sin necesidad de verle, un hombre como él, que había visto la cara de la muerte en más de una ocasión, sabía reconocer el olor del peligro.
—Parece que se ha colado una rata, una muy astuta —estaba tranquilo, no tenía nada de que arrepentirse—. ¿Cómo has logrado entrar?
—Eso carece de importancia —le respondió una voz joven.
Quiso girarse para ver al intruso pero no lo hizo, el cañón de la pistola en su nuca era un elemento de lo más disuasorio. No era la primera vez que algo así pasaba, las amenazas en su negocio era el pan de cada día; sin embargo nunca antes alguien consiguió colarse en el corazón de su escondrijo y pillarlo por la espalda, una peligrosa novedad para la que no tenía explicación.
No podía verle pero podía escuchar su respiración, tranquila, sosegada, sin el menor atisbo de nervios. Aquello le decía dos cosas: la primera, aquel muchacho no era un novato, y la segunda, no le temblaría el pulso al apretar el gatillo.
—Me queda menos tiempo del que pensaba —dijo el mafioso con aire soñador, miró al techo como si viera aquello que sabía que le estaba vetado. Sonrió, la situación tenía cierta gracia para él—. Me hubiera gustado ver crecer a mis nietos, al menos verlos una última vez.
—Para ser un hombre que va a morir afrontas la muerte con demasiada facilidad, Alesandro Moretti —no había sorpresa en su voz, solo una calma imperturbable.
—Toda mi vida he vivido alerta, desconfiando de todo el mundo, esquivando las balas dirigidas a mí más veces de las que puedo recordar. Con el tiempo acabé acostumbrándome, sabiendo que este momento llegaría tarde o temprano.
El intruso no respondió, solo dio el silencio como indiferente respuesta. No esperaba otra cosa, nada lo obligaba a hablar más de lo necesario.
— ¿Tienes algo que decir?
La estaba esperando, la fatal pregunta, el preludio a su final. Había pensado muchas veces que diría, un ensayado discurso digno de su final. Al final lo que dijo fue…
—He tenido una vida larga, no me arrepiento de nada. Solo me gustaría saber una última cosa, ¿quién te envía?
Las últimas notas salieron del gramófono, bajando cada vez más el volumen hasta que finalmente la música se extinguió.
—El mundo.
Para Alesandro el tiempo se detuvo en esa afirmación, incapaz de comprender que significaba. Oyó el crujido del gatillo al accionarse y antes de que pudiese decir algo, la bala ya había fracturado su cabeza. El disparo resonó como un trueno en el silencio, el cuerpo sin vida del capo Alessandro Moretti cayó sin vida en su escritorio. La paz había desaparecido de su semblante, murió con la duda pintada en su rostro.
Ya estaba hecho, había sido más fácil de lo que había previsto. Lo difícil venía ahora, el disparo puso en alerta a los sicarios y pronto los tendría encima. Sus pasos apresurados ya se oían.
El muchacho suspiró, sabiendo que esa muerte solo había sido el principio.
—Odio mi trabajo…

La calle estaba animada, algo normal por lo temprano de la hora. Era el momento idóneo para que la gente fuera y viniera, expulsando con su ajetreo al silencio que se habría apoderado de la calle. Ajeno a todo esto un chico esperaba bajo la luz de una farola, vestido con una simple camiseta roja con un eslogan provocativo y unos vaqueros oscuros. Cualquiera que lo mirase diría que simplemente disfrutaba del aire fresco, que había elegido aquella pared como podía haber escogido cualquier otra; la realidad era muy distinta.
Algo llamo su atención, justo lo que estaba esperando. Delante de él acababa de pasar un chico, más o menos de su edad, de pelo negro, vestido con una camiseta blanca y unos pantalones azules. No le dijo nada, no era necesario. El muchacho se despegó del muro y lo siguió con normalidad, nadie se percató de ello.
—Te has tomado tu tiempo —le dijo a modo de saludo—. ¿Todo bien?
—Había muchos, más de los que esperaba. No era lo que quería, han muerto demasiados... —un silencio pesado se apoderó del muchacho, la sombra de la duda se leía en el azul de sus ojos. Miró a su compañero, siempre tan imperturbable ante todo—. ¿De verdad estamos haciendo lo correcto, Kyle? ¿Matar a esas personas es realmente la solución?
Kyle se limitó a encogerse de hombros, un gesto típico en él, y echó el brazo por encima del hombro a su compañero.
—Te lo he dicho muchas veces, Lloyd. Es mejor no pensar en ello, te ayudará a dormir sin remordimientos. Simplemente nos dan un nombre y nosotros lo borramos del mapa, así de simple.
— ¿Cómo puedes estar tan tranquilo? —preguntó Lloyd.
Su compañero no respondió, siguió andando sin más. Ya hacía tiempo que lo conocía pero en ocasiones como esa Kyle era un misterio, nadie sabría decir que le pasaba por la mente pero algo era seguro, era un compañero fiable y eso no era algo fácil de encontrar.
—También tengo mis dudas sobre esto, por eso no quiero pensar detenidamente en lo que hacemos —dijo Kyle en tono neutro, aunque su expresión sombría traicionaba sus palabras— Debo seguir con esto, me necesita.
Lloyd entendía muy bien a que se refería, al menos él tenía un motivo para seguir adelante.
—Bueno, al menos estamos…
Un estallido rompió el ambiente, ambos lo estaban esperando. Un viejo edificio dos calles atrás estaba ardiendo, una intensa humareda ascendía hacia arriba. La gente comenzó a correr de un lado para otro, solo ellos mantuvieron la calma en medio del barullo.
Kyle esbozó una sonrisa, la primera sincera en días.
—Espero que fuese una bomba pequeña.
—Lo justo para reventar un edificio —respondió Lloyd con una sonrisa.

3 comentarios:

  1. Weeee volví!!!! jajaja me da a mí que en algún punto tendré que releerme todos los relatos de esta nueva historia, aunque por ahora me limito a seguir puesto que seguimos con la presentación de personajes... así que un grupo X sirve al "mundo"? ¿Quién será ese mundo? Una organización secreta que emplea mercenarios con el cerebro lavado? ¿Por qué tienen poderes sobrenaturales (al menos el del fuego)? ¿Adónde va a parar esta historia? Jajaja Conduciéndonos poco a poco en el entramado de esta historia, Jasp el conquistador nos presenta a personajes poco amigables pero que terminarán por ser queridos :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida de vuelta, Leila! Por mi encantado, no te prives de leerlos las veces que quieras jeje.

      Eso es, digamos que los protagonistas forman parte de una organización que se dedica a... ya lo averiguarás en los siguientes relatos, no quiero estropearte la sorpresa ;) Todas esas respuestas las tendrás en un futuro no muy lejano, paciencia jaja.

      Ya me conoces, no me gusta desvelar todos los secretos de golpe. No sé si soy un conquistador, pero yo me sé una escritora que tiene a media España enamorada con su historia :P

      Eliminar
  2. 😠 se me borro mi comentario 😠😠

    Muy bueno, te atrapa desde la priimera parte

    Aqui queda el dicho de:
    A hierro matas, ha hierro mueres...

    Matones alo grande 😱😱
    Lloyd ?? En donde eh escuchado ese nombre??🤔🤔( o se parece a alguna de tus historias?) Sacame de esa duda .

    El "Mundo" que mafia es esa? , quien lo mando a matar? Que les hizo?

    Kyle que secreto guarda? Aquien ayuda ?

    Bueno...........a seguir leyendo lo demas 😋

    ResponderEliminar