viernes, 3 de junio de 2016

Relato - Condena invisible

«Haz como si no lo vieras»
La gente no puede verle, son ajenos a su presencia pero ahí está, irónicamente real, irritándome  a cada paso. ¿Por qué a mí? ¿Por qué solo yo tengo que pasar por esto?
—Mira cómo se ríen. Fíjate, esos dos de ahí se parten contigo.
«Ignórale, solo ignórale»
Todo había comenzado un día sin más. Aquella mañana me miré en el espejo del baño y estaba detrás de mí. Al principio se limitó a seguirme y acompañarme a todas partes, siempre silencioso, sin abrir la boca. Hasta ese momento todo fue bien, verle se volvió una rutina y me acostumbré a su presencia.
Lo peor vino después. Una noche que volvía del parque me esperó en un rincón en sombras y habló por primera vez. Nunca olvidaré aquellas palabras. Dijo “¿no te cansas de ser un pardillo? ¿De ser el blanco de las burlas de todo el mundo?”. Pensé que se preocupaba por mí, que quería ayudarme. No podía estar más equivocado.
—James, James, James. Sé que puedes oírme.
«No es real, no es real» me repetía una y otra vez, convenciéndome de que no existía.
Desde que habló por primera vez todo cambió. Su mutismo tranquilizador se convirtió en dolorosas pullas. Cualquier momento le parecía bueno para atacarme, para hacerme sentir mal. No le importa que esté hablando con alguien o que esté estudiando, eso le da igual. Su única obsesión es molestarme, intentar volverme loco.
Si solo fueran unos momentos cada día sería capaz de soportarlo, pero cada vez habla más y más. Empezó con unas pocas frases al día y ahora… ahora puede hablar durante horas. No es como un matón, es mucho peor que eso. No puedo huir de él, no tengo ningún lugar donde esconderme.
—Mírame.
Se plantó delante de mí, obligándome a que lo mirara. Puedo hacer como si no lo escuchase, pero no puedo evitar verlo. Es una mala broma, algo imposible, una cruel visión hecha realidad. Lo que veo frente a mis ojos es a mí, como si un espejo me devolviera mi reflejo. Es exactamente igual que yo: la misma ropa, la misma marca de nacimiento bajo la mejilla izquierda, los mismos ojos verdes.
Pero ese no soy yo, no puedo serlo. Yo soy real, pero él… ¿Qué es él? No tengo forma de saberlo y él no parece dispuesto a decírmelo. Lo único que le oigo decir son insultos, nunca una palabra de ánimo, ni una sola vez. Es como una versión oscura de mí mismo, todo lo contrario a mí; incluso mi personalidad.
— ¿Por qué no me dejas en paz? —le pregunté con amargura, ya me daba igual que me mirará la gente. Siempre es la misma historia.
— ¿Cuánto más vas a huir de ti mismo? En el fondo sabes que somos iguales, algún día te darás cuenta.
Entonces desapareció como tantas otras veces. Las personas a mí alrededor me miran, pero a mí me trae sin cuidado. ¿Cuánto más podré soportar esto? Sinceramente, no lo sé…

6 comentarios:

  1. Pero quéeeeee?? jajaja jope, Jasp, se me ha hecho cortísimo! (será porque es corto xD) No sé si conoces el manga death note, pero te prometo que al principio pensé que era Ryuk el shinigami jaja

    Una bonita lección, todos tenemos ese lado oscuro, la gracia está en que en vez de usar oscuro yo en otros para defenderse, lo usa en él mismo... esperemos que James cambie y le haga caso al yo oscuro, porque la verdad, creo que más bien el oscuro es el chico humano, ¿no? Por dejarse atormentar por el resto de personas... Al menos el otro se podría defender, luchar por sí mismo!

    Echaba de menos tus relatos, ¡el próximo más! ajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de te haya gustado, Leila. La verdad es que tenía mis dudas con este relato (este me ha salido corto y mira que me da rabia escribir cosas cortas xD). ¡Claro que lo conozco! Pero no es Ryuk, a Ryuk déjalo que escriba en su cuaderno jaja

      Ambos sabemos de que criatura se trata (has hecho bien en no ponerlo al final xD). Lo cierto es que la verdadera intención de la sombra (llamémoslo así) no es buena precisamente, pero eso ya lo dejo a la imaginación de cada uno. Quería hacer un relato más largo pero la criatura no da para más jaja

      Tranquila que de aquí a dos semanas ya tendrás otro relato para leer, ¡no te olvides de mis compañeros eh! Hasta el próximo relato :)

      Eliminar
  2. Este relato me ha gustado mucho jaja No tenia ni idea de este ser mitológico, el Doppelgänger.
    A mi también se me hizo cortita la historia y, como dice Leila, en este relato se muestra ese otro lado oscuro que todos tenemos.. jaja
    Saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustase, lo cierto es que me costó un poco escribirlo. Suele pasar, no hay muchas historias que hablen del doppelgänger. Te recomiendo "Las luces de Septiembre" de Carlos Ruiz Zafón, seguro que te gustará jeje

      Es una interpretación valida sobre los doppelgängers y que en relatos como estos da para mucho juego jeje

      Pásate a leer siempre que quieras ^^

      Eliminar
  3. Este relato me ha encantado a pesar de que sea brevísimo y tenga fallos respecto al uso del pasado y presente (ten cuidado al alternarlos).

    El sufrimiento del chico está plasmado de tal manera que me hace sentir empático con él. Pobre de él por tener que llevar tan pesada carga sobre sus hombros y contra la que no puede hacer nada.

    También quiero destacar precisamente el aspecto de que él es poco cuerdo porque yo de hecho no reaccionaría con tanta tranquilidad si viera que tengo una especie de shinigami detrás por muy silencioso que fuera.


    De nuevo una aportación :
    _"Es ajena a su presencia" - ya que estamos hablando de la gente.

    Hasta luego, mi querido escritor.
    Buen trabajo.

    ResponderEliminar
  4. 😐que???
    No si ati te gusta jugar con mis sentimientos apenas , leeo y lo acabas ??😲

    Me gusto no se que criatura puede ser o como se llame , pero lo cierto esque todos tenemos nuestro lado opuesto, o mejor dicho tal vez nuestro verdadero yo , pero no lo queremos sacar ala luz....

    ResponderEliminar