miércoles, 13 de abril de 2016

Relato - Encuentro onírico

El monstruo estaba frente a él, su espantosa visión le horrorizaba. Una bestia gigantesca de color verde oscuro de varios metros de altura, con un cuerpo recubierto de cuernos blancos y una cola capaz de aplastarle, rematada de pinchos desde el principio hasta la mitad. Sus ojos eran desagradables, de un amarillo sucio, amenazadores. Tenía una boca repleta de dientes afilados como navajas y una lengua dividida en 9 partes, moviéndose en el aire como si fueran serpientes. El hedor que salía de su boca dejaba un humo verde a su alrededor.
El niño quería correr pero no podía, no había nada a su alrededor. Solo veía oscuridad por todas partes, solo estaban él y ese monstruo aterrador. Quería gritar pero su voz no salía de su garganta, se había quedado completamente paralizado.
Cada vez estaba más cerca, le veía mover sus gigantescas piernas, dos moles verdosas que hacían temblar un suelo inexistente. Un par de pasos y lo tuvo delante, su sombra lo habría cubierto si la viera. Ya no tiene escapatoria.
El monstruo lo atrapó en una de sus garras, cuatro dedos deformes y acabados en uñas afiladas lo aprisionan. Lo levantó en el aire con facilidad, seguramente ni lo notaría, sería tan ligero para él como una pluma. No quería mirar, sabía bien lo que vería; aun así el niño miró. Estaba suspendido sobre su boca, solo la mano del monstruo evitaba que cayera en ese nido de diente afilados.
Finalmente la voz salió de su garganta, soltó un grito aterrado. No quería acabar así, él no le había hecho daño nadie. Gritó pidiendo ayuda a su madre, a su padre, a cualquiera que pudiera oírle; pero no había nada, solo la negra oscuridad envolviéndolo todo.
De repente oyó un sonido estridente, parecido al sonido de un animal. Le resultó familiar, se parecía al ruido que hacían los elefantes pero era distinto, más grave. El niño no tuvo mucho tiempo más para pensar en aquello. Cayó al suelo de improviso, el monstruo rugió y comenzó a temblar violentamente.
«Cierra los ojos»
La voz había sonado dentro de su cabeza. No sabía de donde había venido ni a quien pertenecía, pero parecía amable. Decidió hacerle caso, era mejor cerrar los ojos para no ver al monstruo.
El monstruo volvió a rugir, pero esta vez el rugido fue perdiendo potencia hasta que se acabó. Sorprendido y curioso, el niño abrió los ojos para ver qué había ocurrido.
Se sorprendió al ver que el monstruo no estaba, en su lugar una nube de humo enorme de color verde le nublaba la visión; pero no fue lo único que había cambiado. Donde antes solo había oscuridad, un negro intenso que lo devoraba todo, ahora todo era claro y luminoso, el color blanco se extendía por todas partes.
El niño se preguntó qué había ocurrido, pero entonces vio una forma difusa entre el humo. No era muy grande, apenas un poco más pequeño que él. Como si se hubiera dado cuenta de que lo vio, aquella criatura volvió a emitir su sonido parecido al de un elefante.
Instantes después el niño se despertó en su cama. Se incorporó sin poder creérselo y vio donde estaba, en su habitación que tan bien conocía. Vio sus juguetes y sus libros, su armario y la puerta de la habitación. Respiró aliviado.
«Era una pesadilla» pensó el niño tranquilo por fin.
Sintió frio, alguien había dejado la ventana abierta. Bajó de la cama y se sorprendió al ver unas huellas en el suelo. Eran pequeñas y sin duda pertenecían a un animal pequeño, con 4 dedos en cada pata. Viendo las huellas le vino a la memoria la extraña figura de su pesadilla y el ruido que no había podido identificar.
Se asomó a la ventana, esperando ver a lo que fuera que lo había salvado en su pesadilla. Vio a algo moverse en el jardín, algo pequeño alejándose en silencio hasta la verja. No se lo pensó dos veces y salió corriendo de su habitación, quería ver que era ese animal.
Bajó hasta el jardín y saltó al suelo, la hierba le hizo cosquillas en los pies. El animal ya había salido por la verja de entrada. El niño salió fuera y vio que estaba a punto de girar la esquina.
— ¡Espera! —le llamó el niño.
El animal se detuvo y se dio la vuelta. No podía verlo porque estaba oscuro, apenas podía ver su silueta y sus ojos brillar en la oscuridad. De nuevo el animal pareció leerle el pensamiento y avanzó hacia adelante, dejando que la luz de la farola lo iluminará.
Nunca había visto a un animal como ese. Su cabeza era la de un elefante y estaba rodeada por una melena de león, el resto de su cuerpo era el de un león pequeño. Era de color negro azabache y sus ojos eran redondos, su mirada, inteligente.
— ¡Gracias! —le dijo el niño sonriendo al extraño animal.
El animal le respondió con ese sonido tan parecido al de un elefante, pero ahora sabía porque era diferente. No era un elefante sino otra cosa, por eso el sonido no era igual. La verdad es que no le importaba lo que fuera, solo que lo había salvado de su pesadilla.
La verja de su casa se abrió, al parecer el ruido los había despertado.
—Takeru —su padre estaba en la verja de entrada a su casa, lo miraba extrañado—. Es tarde para salir a la calle.
—Papa, no te lo vas a creer. Mira…
Cuando volvió a mirar el animal ya no estaba, había desaparecido sin dejar rastro. Takeru se decepcionó un poco, pero entendió que así debía ser.
Pocos minutos después ya estaba de vuelta en su cama y su ventana estaba cerrada. Takeru no tardó mucho en quedarse dormido, pero de algo estaba seguro: nunca olvidaría a ese extraño animal.
Lo que Takeru no sabía es que no tendría pesadillas en mucho tiempo.

7 comentarios:

  1. Jajaja un registro totalmente diferente: empiezas con un pseudo dragón para seguir con un bicho más raro que un perro verde xD ¿Será una criatura mitológica japonesa? Lo dudo por ser león elefante, no son criaturas de Japón, pero que el niño se llame Takeru podría ser una pista.

    A nivel de escritura quería decirte que me chirría que hablas siempre en pasado y de repente en dos frases (si no me equivoco) hablas en presente. Creo que es importante respetar siempre el mismo tiempo verbal ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclárame una cosa, ¿dónde ves tu el dragón en el monstruo del principio? Me han preguntado un par de veces que era y la respuesta es que me lo saqué de la manga, así, como suena xD Premio para la señorita de la primera fila, en efecto es una criatura japonesa y si, el nombre del niño es una pista.

      Eso me temo que ha sido un descuido que ahora mismo voy a arreglar. Gracias por tu modesta opinión, Leila. Siempre puedo contar contigo ;)

      Eliminar
  2. ¡Vaya! El animal es un Baku, ¿verdad?, el "atrapa-sueños japonés". El nombre del niño ha sido una pistai importante jajaja

    Me ha gustado mucho, sobre todo porque este sí tiene un final feliz, no como la pobre Aileen ;(

    La única pega que le veo es que quizá repitas mucho la palabra "animal" para referirte al Baku, habiendo otros sustantivos como "criatura", "individuo", etc...

    Ya seguiré leyendo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Premio para la ingeniera de la primera fila! Has acertado, la criatura de este relato es un Baku, lo único que te corrijo es como te has referido a él. En verdad Baku significa "devorador de pesadillas" xd

      Lo siento por eso, pero el relato era así (aunque no especifique en el relato que muriese, pero lo has pillado. Sorprendido completamente)

      En eso llevas razón, este relato fue rápido de escribir y tiene ese fallito. Podría haber puesto "criatura" perfectamente, pero "individuo" no cuadraría mucho.

      Eso espero, ardo en deseos de leer tu próximo comentario :)

      Eliminar
  3. Saludos de nuevo, Jasp.

    Echaba de menos leer un relato con un final feliz o al menos que no fuera tétrico. La criatura en mi imaginación, a pesar de la descripción, me parece encantadora, hablo del Baku, por supuesto.

    Ese momento del ''gracias'' es dulce e inocente y yo soy un amante de la inocencia. Relato simple pero agradable.

    ¡A seguir leyendo!

    ResponderEliminar
  4. 😐 me cambiastes todo mi pensamiento , segun como iva leyendo de peimero pense que era un daragon o un minotauro ,depues pense que era un perro , que solo lo avia soñado diferente y ahora 😕😣 resulta que es pequeño y no es ninguna de las cosas que pense 😑😑😝😔😔

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aunque al final de ya no dentra pesadillas es un atrapa sueños pero en animal😐😅 explicame eso ????

      Eliminar