lunes, 28 de marzo de 2016

Poesía - Un Catulo contemporáneo

La falárica era una lanza enorme
con la que se podía atravesar a dos a la vez,
dijo mientras se arrastraba por el suelo.
Más grande!! más grande!!! más grande!!!
como podéis ver, el tamaño sí importa
Stare es estar erecto,
Missit da misionero,
Tibidabo, yo te daba, yo te daré.
Por ahí no, mejor por aquí,
que llegamos antes.
Podéis hablar de las esclavas
sexuales como trofeos de guerra.
Los preliminares son importantes,
Alea Iacta Est.
Es un trabajo magnífico.
De los rubios no hay que fiarse,
y de los pelirrojos tampoco,
son seres malignos,
enmárquese, subráyese, estúdiese,
esto es así por antonomasia.
Os desollaré el culo y me la chuparéis,
sentados, doscientos a la vez.
Me fascinan las películas X,
pero no pongáis eso en google,
a saber lo que saldrá

No hay comentarios:

Publicar un comentario