martes, 24 de noviembre de 2015

Relato - Venganza

No puede verme, pero estoy aquí. Si supiera lo que le espera no reiría. Ha llegado el momento que tanto estaba esperando, lo único por lo que he vivido durante todos estos años. Mi familia no le hacía daño a nadie, solo vivíamos nuestra vida sin más.
Aquel día me lo arrebataron todo: mi familia, mi hogar, mi futuro. Todo. Hasta el último resquicio de mi vida desapareció en aquel momento. Aún recuerdo con claridad lo que hicieron: mataron a mi padre, violaron a madre, quemaron mi casa hasta los cimientos y todo eso lo hicieron frente a mis ojos, me obligaron a ver la destrucción de todo cuanto quería. Cualquier otro niño habría quedado traumatizado después de eso, muchas veces pensé que debería haber muerto aquel día junto a mis padres pero no podía hacerlo. Si yo caía nadie los vengaría, las injusticias de esos malnacidos quedarían sin castigo y eso es algo que no puedo permitir.
Ahora, 8 años después de aquello, el primero de esos desgraciados moriría. Douglas Raztfail, nada menos que el magnate de la ciudad, un hombre tenido por bondadoso y justo. Solo de pensarlo me dan ganas de vomitar. Ese hombre no solo controla todo en la superficie, sino que también tiene poder en la sombra. Cometió una lista de crímenes con todo lo peor de los negocios clandestinos: venta y compra de esclavos, drogas, secuestros, incluso el mercado negro. Fingía ser un cordero entre ovejas cuando en verdad era el lobo, una bestia despiadada que se aprovechaba de sus inocentes conciudadanos sin que ellos mismos lo supieran. Varias de las desgracias que sucedían en la ciudad llevaban su firma.
Si la gente supiera su verdadera naturaleza lo encerrarían en la más profunda de las prisiones, en un lugar donde ni siquiera la luz del sol pudiese alcanzarle y quedará ciego en la oscuridad. La idea era tentadora, verlo sufrir un tormento sin descanso día tras día me tentaba demasiado, pero no era así como debía acabar. No, merece algo peor que eso. Lo único que se paga con la muerte es la muerte, así debe ser.
Sólo iba a lamentar una cosa y es que no estuviera en el perfecto uso de sus facultades mentales. El muy cerdo había estado bebiendo en una fiesta en su honor nada menos, donde los nobles de distintas familias lo obsequiaron con toda clase de lujos: joyas, dinero, incluso varias ofertas de compromiso con jóvenes en edad de casarse. Seguramente había sido una gran noche para él, pero le faltaba el broche final. Era mi turno de darle el tan ansiado regalo que le había reservado durante tantos años.
Caminé por el tejado sin que me viera, aunque en su estado hasta un ratero de tres al cuarto podría robarle la cartera. Podía verle perfectamente desde allí, era la típica sabandija que engorda con el éxito: calvo y de complexión obesa, vestido con un lujoso traje negro que seguramente no habría tenido que pagar o al menos no directamente. Daba traspiés por el callejón, era un milagro que no se cayera de la borrachera que llevaba.
El callejón era largo y oscuro, nadie nos molestaría. Era el escenario perfecto aunque tampoco lamentaría que me vieran matarlo, eso serviría de aviso para los demás. Saqué un cuchillo, uno de tantos que escondía en la cazadora.
«Empieza la caza»
Lancé el cuchillo con un movimiento fluido, certero. Vi con siniestro placer como cortaba el aire a su paso hasta clavarse en su pierna derecha, su grito de dolor hizo eco en el callejón pero nadie vendría. Cayó al suelo enseguida y miró detrás de él, seguramente ni sabría desde donde había venido el ataque.
— ¿Quién anda ahí? —preguntó con voz pastosa, aterrada. Arrastraba las palabras por el efecto del alcohol.
Esperé unos segundos, una pausa silenciosa lo asustaría aún más.
—Ha pasado mucho tiempo, Douglas —dije en voz alta a propósito, mis palabras se extendieron por el callejón hasta él.
No tardó mucho en clavar sus ojos donde yo estaba, pero ya me había escondido de nuevo. Me desplacé por los tejados en silencio, sin quitarle el ojo de encima ni un momento. El terror reflejado en su rostro era un deleite para mí.
— ¿Tienes idea de quién soy? —gritó, tratando de fingir un valor que no sentía—. Soy uno de los hombres más ricos de la ciudad, si me matas estarás acabado. Tu vida será un infierno.
Sus amenazas eran vanas y sin fundamento, quizás habrían asustado a un novato pero no a mí. Eran poco más que picotazos de mosquito, mi resolución no flaquearía por tan poca cosa. Me moví hasta un tejado más bajo, justo a un metro de donde aquel desgraciado gritaba intentado encontrarme, y salté al suelo. Sentí el impacto de la caída, el dolor se extendió por mis piernas con rapidez pero no me importaba. Tendría que descansar un par de días para recuperarme, un precio que estaba dispuesto a pagar.
El ruido lo hizo girarse en mi dirección. No podía verme por completo pero si vería mi silueta, apenas más clara que la oscuridad que se extendía por el callejón.
— ¿Quién eres tú? —preguntó, preso del pánico—. ¿Cómo te atreves a atacarme por la espalda?
—Mereces todo lo malo que pueda ocurrirte —mis palabras estaban cargadas de convicción y frialdad, la ira empezaba a bullir en mi interior pero aún era pronto. Debía aterrarlo más, mucho más. Caminé lentamente hacía él—. ¿Qué pensaría la ciudad si supiera la verdad? ¿Qué ocurriría si conocieran al verdadero Douglas Raztfail?
—No sé de qué me hablas —intentaba alejarse de mí en vano, me acercaba más deprisa de lo que podía retroceder—. Yo soy un…
—…desalmado que no merece ni el aire que respira, una sabandija que se enriquece a costa del sufrimiento de otros —cada vez me costaba más calmarme. Me detuve frente a él, lo bastante cerca para que pudiera verme perfectamente a pesar de la oscuridad—. Tú no me recuerdas, pero yo te conozco muy bien. Vas a pagar por lo que hiciste aquella noche.
Su expresión pasó del terror a la incredulidad, eso me enfureció aún más. Debía haber cometido tantos asesinatos que no era capaz de recordarlo, ni siquiera teniendo al hijo de una de sus víctimas frente a él.
—Te equivocas de persona —sudaba copiosamente, empezaba a ponerse blanco por el miedo—. Por favor, no me hagas daño. Te daré todo lo que quieras.
—No hay nada que puedas darme para compensar lo que hiciste esa noche, mis padres nunca volverán —saqué la pistola del bolsillo interior y le apunté a la cabeza, deseaba con todas mis fuerzas apretar el gatillo—. Mi padre era un buen hombre y lo traicionaste, destrozaste a mi familia y pagarás por ello. Soy el hijo de Donovan Briers, el hombre al que tú mataste.
Aquello tuvo que hacerlo recordar, se quedó blanco del todo. Me miraba como si fuera un fantasma, como si aquello no fuera real.
— ¡No es posible! —gritó aterrado mientras retrocedía entre gritos—. ¡Estás muerto! ¡Vi como te tiraban al río!
—Debiste asegurarte de que estaba muerto, ahora pagarás tu error —quité el seguro de la pistola y se la coloqué sobre el pecho, sus ojos se desencajaron por el miedo—. ¿Tienes idea de cuánto he esperado este momento? ¿De cómo me sentí la noche en que destrozasteis mi vida? Espero que en el infierno haya un sitio para ti porque pronto todos estaréis en él.
Apreté el gatillo. La bala le atravesó un pulmón, abrió la boca intentado respirar pero no podía. La sangre afloraba en cantidad de su pecho, tiñendo de rojo el suelo gris del callejón. Su muerte debía ser lenta y dolorosa, la asfixia lo atormentaría durante varios minutos antes de morir. No aparté la mirada en ningún momento, quería ver sus últimos instantes de vida.
Se echó las manos al cuello. No le sirvió de nada.
—Desgraciado… —dijo entre gorjeos agonizantes—. Pagarás por…esto.
No dije nada, solo lo observé agonizar. Mis ojos debían reflejar el dolor por el que había pasado durante todos esos años, no sentía ni una pizca de compasión por aquel hombre. Recordé lo que Douglas Raztfail fue una vez para mí, un hombre al que respetaba y al que consideré parte de mi familia.
Disparé una vez más por piedad, aunque no la merecía. Su cadáver dejó de moverse con un golpe sordo, la sangre emanaba de su cabeza y su torso. No lo había matado antes por compasión, en verdad no sé porque lo hice.
Me alejé de allí en silencio, encontrarían su cuerpo rígido por la mañana. Él solo había sido el primero en caer, pronto todos los culpables lo seguirían. Daba igual dónde se escondieran los demás, no descansaría hasta que el último de ellos estuviera bajo tierra. Aquella noche fue el comienzo de mi venganza.

16 comentarios:

  1. No tenía pensado hacer una segunda parte, pero me lo he pensado mejor así que voy a anunciar algo. Esta va a ser una serie de relatos y este es el primero, subiré uno por mes. Paciencia, el mes que viene estará el segundo. ¡Gracias por leernos!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno... para empezar: un relato breve, ¡pero muy interesante! Transmites sin necesidad de decir mucho el odio que siente Briers, esa frialdad a la vez que ardor, una fusión de todo que deja entrever algo terrible. La expresión que has puesto de «que engorda con el éxito» sencillamente me encanta, de verdad.

    La verdad que al igual que a ti, me ha dejado tu historia con ganas de saber quiénes son las próximas víctimas jaja y lo de describir el dolor del salto que nace en los pies y se expande al resto del cuerpo me recuerda a las descripciones que hace a veces Patrick Rothfuss —me encanta como escritor— en relación a ciertos movimientos o acciones.

    ¡Genial el arranque, y a devorar más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea, que pudiera verse con claridad el odio que siente el asesino por Douglas, de ahí el título: "Venganza". La verdad es que siempre quise usar esa expresión en alguna historia xD

      Me has calado por completo, Patrick Rothfuss es uno de mis escritores favoritos y lo tengo como referente de la narración en 1ª persona, aparte mi estilo es muy descriptivo y se parece un poco al del gran Rothfuss.

      Espero que disfrutes del resto de relatos, Leila :)

      Eliminar
  3. ¡Buen relato! Me ha gustado que la narración sea en primera persona porque se aprecia más claro como piensa y actua el protagonista. Se ve muy frío y dolido por lo que veo; por eso no pienso que realmente le disparase una vez más por piedad, sino para terminar de asesinarlo.
    ¡Seguiré leyendo! ¿Cuáles serán los siguientes?
    (PD: ¿el prota es un ninja saltando por los tejados? jajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mira a quien tenemos aquí, a mi querida amiga ingeniera :D! No sabes cuanto me alegra que te haya gustado, este relato significa mucho para mí porque fue el primero que escribí en papiros y le tengo cariño.

      Tal y como dices el protagonista está muy dolido y lo mató primero por venganza y segundo le disparó una vez más para rematarlo (¿por piedad o por rabia? quien sabe...)

      ¡Espero que te gusten! Tienes otros cinco más de esta serie para leer ;)

      PD: No, no es un ninja jaja

      Eliminar
  4. Muy bueno! Dan ganas de seguir leyendo. Vas al grano, eso puede ser bueno y malo. Veamos como mantienes la intriga ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, lobita ^^. Lo cierto es que esta serie fue un poco experimento, en cada relato fui metiendo cosas nuevas jeje. Me alegra muchísimo que se te hiciera interesante al lectura, ¡muchas gracias por leerme!

      Eliminar
  5. No ocurre demasiado en el relato, pero precisamente con eso consigues recrearte más en la merecida agonía de Raztfail. Erratas de puntuación al margen, secuencias bien la escena y no escatimas en detalles de lo más explícito para evidenciar su sufrimiento final. Se disfruta. Ah, y buena elección del nombre de los personajes jeje.

    Por otra parte, te planteo dos cuestiones a modo de reflexión que me vienen a la mente leyendo el relato (si un texto te hace pensar es que algo bueno tiene):

    - ¿Seguro que "lo único que se paga con la muerte es la muerte"? Por cómo planteas la historia esa idea se vuelve innegociable (cualquiera se lo discute a Briers), pero soy de los que piensan que la mejor venganza es la que nunca se hace jaja. La muerte, a veces, es más una vía de salvación -acaso la única- que un verdadero castigo.

    - Por sí solo, el tema de la venganza es material exiguo y trillado (lo que no quiere decir que deje de impresionar si se construye bien, al contrario). A mi modo de ver, son el trasfondo y el 'cómo' lo que distinguen una historia sobre venganza más de una de proporciones memorables. En este sentido, la caracterización física y psicológica de los personajes, las interacciones previas que se dan entre ellos, posibles sucesos imprevistos, el recordar acontecimientos pasados, etc. son elementos clave en la conformación de la ficción. Incluyes algunos de ellos en "Venganza" (como el flashback del 2º párrafo), pero quizás echo en falta aún más profundidad y menos linealidad; que el relato no sea solo la descripción del momento en el que se consuma la venganza.

    Por último, aprovecho para recomendarte el anime "91 Days" si no lo has visto: una historia de venganza en toda regla que he recordado leyéndote jeje.

    Cuando pueda continúo con la serie, a ver si Briers culmina su empresa o desfallece en el intento ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Álvaro. Significa bastante que te hayas pasado a leer y comentar mis relatos, siempre se agradece la opinión de un compañero filólogo jeje

      Siempre se me escapa algún fallo (en su mayoría tildes, son mis némesis en la escritura). Esa es la gracia del estilo de esta serie, va al meollo del asunto y ese es su punto fuerte. Te sorprenderá pero el proceso de selección de nombres tiene su anécdota, ya te la contare jeje

      Ahora voy a responder esas dos cuestiones tan interesantes que propones:

      1. Depende de la opinión supongo, en el caso de Briers la venganza es un medio para vengar la muerte de su familia y no se cuestiona que pueda haber un castigo peor que la propia muerte.

      2. Me ha gustado mucho el mini-análisis que has hecho sobre el tema de la venganza, sin duda la tendré en cuenta por si algún día vuelvo con esta temática. Ese es el pequeño fallo de esta serie, la parquedad en detalles. Tuve que hacerlo así para que no me salieran demasiados largos (y aún así cada vez me salieron más largos, ya lo notarás en los siguientes) y para no salirme mucho del tema. También porque quise probar una técnica nueva: incluir pocos detalles en el relato en sí para fomentar la imaginación del lector y que diese rienda suelta a teorías (algo que se nota a partir del segundo relato).

      Me empecé a ver esa serie pero no me llego a convencer y la deje a la mitad (no recuerdo si en el 6 o en el 7).

      No hay prisa, tomate tu tiempo para disfrutar de la lectura ;)

      Eliminar
  6. Es cierto que el desarrollo de la acción es lento, sin embargo, ¡este hecho no me disgusta en absoluto! Esa rabia procedente del protagonista, ese dolor que lo hace incluso cometer un ''crimen ¿justificado?'' (y precisamente, aprecio que no va a ser el primero) me ha hecho sumergirme en la lectura de lleno. De todos modos, aún es pronto para opinar. ¡Mucho ánimo! ¡Vamos a ver qué sucede después de esta esperada venganza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por fin puedo responder comentarios! Como bien dices la rabia del protagonista plasmada en el relato hace que sea una lectura en la que sea fácil sumergirse al instante, la verdad es que estoy muy orgulloso de "Venganza" ya que fue el primer relato que subí en el blog. ¡Me alegro mucho de que te gustase, gracias por comentar!

      Eliminar
  7. Me ha gustado bastante, me ha enganchado desde el primer momento. La sed de venganza del protagonista y como se va desarrollando la historia hasta el tan ansiado reencuentro con Douglas me parece muy bueno. Espero que la segunda parte vea la luz pronto y sea igual de fascinante que su predecesor. ¡Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustase el relato, Alexandra :) Muchas gracias, la verdad es que este relato lo escribí durante dos horas de clase y estoy muy contento con el resultado (en mi defensa diré que aproveche más el tiempo escribiendo "Venganza" que intentando atender al profesor). Por eso no te preocupes, bien sabes que la serie está subida entera. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Normalmente se comenta antes en la primera parte y luego en la segunda pero bueno xD... Debo admitir que la segunda parte me ha gustado más, sin embargo me ha parecido un gran inicio. Tiene la chispa que hace que te enganches o que al menos te hagas preguntas de las cuales quieres obtener respuestas. Corto pero intenso, y aunque el tema de la venganza no es inédito me ha parecido una buena trama. 10/10 Una vez más, sigue así ^^

    ResponderEliminar
  9. Te agradezco profundamente que me hayas permitido poder indagar y descubrir entre los entresijos de tu estilo de escritura y expresión.En este primer relato, me sorprendes gratamente con la elegancia reflejada en lo oscuro, y el prisma de un asesino asesinado por su víctima; todo ello canalizado en estilos y recursos muy propios del mundo literario y la sospecha.

    Te abres recordando el pasado con mucho dolor, y una acuciante pesadez en el corazón del narrador, que en congoja y determinación solemne, se dirige a quienes le arrebataron lo más precioso y preciado para él. Una vez más, un tema social generalizado vuelve a recrearse, y entre las muchas formas de abordar un asesinato, regresamos a lo típico; la gélida venganza, aquella en la que el narrador/protagonista encierra su dolor, enmascarándolo, sepultándolo bajo la excusa de que matando al otro, impartirá justicia.

    En cualquier caso, una trama bien definida, desarrollada, encabezada muy detalladamente (aunque como he leido por ahí, asevero que no profunda), seguida de un desarrollo de los acontecimientos bien caracterizado, y un desenlace abierto para que el lector sienta ganas de leer la trama que se desarrollará a continuación.

    8/10. Te aplaudo y anímo para que sigas desarrollando esta bonita forma de hacer literatura, de hacer experiencia, y del mismo modo, decirle a la vida, que estás dejando una maravillosa impronta.

    ResponderEliminar
  10. Me encanto la historia , me haz atrapado desde el primer momento , es una historia y quiero saber el porque mas aya de su venganza , como será nuestro protagonista mas adelante....

    Felicidades !!! Eres un muy buen escritor
    Saludos....

    ResponderEliminar